Para vivir en igualdad

 

Desde hace varios años, se viene desarrollando en nuestro centro el Plan de Igualdad al que pusimos de título “Para vivir en Igualdad”, una expresión que consideramos inspiradora y que refleja el espíritu de nuestras actuaciones.

 

¿Y es necesario aún a día es hoy un Plan de Igualdad?

 

Ésta es una cuestión que genera mucha controversia, polémicos debates, posturas muy encontradas, pero que para nosotr@s tiene una única y clara respuesta:

 

  • ¿Queremos que nuestr@s hij@s puedan desarrollarse como personas dentro de sus gustos, intereses, aficiones, capacidades, aspiraciones...sin que les condicione el hecho de ser niños o niñas?

     

  • ¿Queremos que sean felices, sintiéndose libres de expresarse como son, sin necesidad de amoldarse a lo que se espera de ell@s por ser niños o niñas?

     

  • ¿Queremos que respeten a todo el mundo, sean consientes de la diversidad, de que cada persona es única y distinta, y que nadie merece ser discriminad@, acosad@, insultad@ o humillad@ simplemente por vivir de acuerdo a su sensibilidad y personalidad?

     

  • ¿Queremos, en definitiva, un mundo justo y libre, donde podamos ser quienes sentimos que somos, sin condiciones impuestas por otras personas, por viejas costumbres, por estereotipos construidos hace siglos,...?

     

    Entonces...¿es necesario aún a día de hoy un Plan de Igualdad?

     

La respuesta es SÍ.

 

Porque de forma más o menos consciente, nuestra sociedad sigue esperando cosas distintas de niños y de niñas, sigue pensando que, más allá de las diferencias biológicas, hay diferencias de carácter y personalidad innatas que l@s hacen distint@s, que l@s hacen más o menos apt@s para distintas tareas... Y en parte lleva razón, niñas y niños son distintos, porque ya desde antes de su nacimiento se les trata de forma distinta, se les potencian determinadas actitudes, o se coartan otras por el mero hecho de su sexo, se les “construye” en su personalidad en base a si son niños o niñas...no podemos esperar más que diferencias si a lo largo de la vida seguimos condicionándonos a ser niñas o niños, mujeres u hombres. Diferencias, y frustración, límites a nuestras expectativas e ilusiones, …

 

Un Plan de Igualdad es fundamental para cambiar el mundo, para empezar a construir, desde la base, una sociedad más respetuosa con las personas, con nuestras emociones y sentimientos, con el enorme abánico de posibilidades diversas de vivir nuestras vidas dentro del respeto a un@ mism@ y a l@s demás...

 

¿Y cómo lo hacemos en nuestro centro?

 

  • Siendo sensibles a la diversidad personal y familiar, respetando y educando en el respeto a todas las emociones y las distintas formas de definirnos y vivir nuestras vidas.

 

  • Educando PARA la Igualdad EN igualdad, evitando caer en estereotipos, ofreciendo las mismas oportunidades y exigiendo las mismas responsabilidades, y corrigiendo todas aquellas actuaciones y conductas que que puedan conllevar algún tipo de discriminación basada en el género.

 

  • Intentando compensar años, siglos, de desigualdades, en los que el papel de la mujer ha sido sometido, relegado a determinado tipo de tareas, o silenciado, olvidado, omitido... Por ello trabajamos, estudiamos, investigamos y hacemos relevantes la lucha de muchas mujeres, pasadas y presentes, por mejorar el mundo en el que vivimos dentro de muchos ámbitos diversos.

 

  • Formándonos, reciclándonos, e intentando transmitir a nuestro alumnado y a las familias nuevas actitudes, nuevas formas de pensar, más acordes con una sociedad moderna y civilizada, libre y sobre todo, justa. Y por supuesto, intentando incluir a las familias, algo imprescindible, y por lo que esperamos contar con vosotr@s.

 

Así que uníos a nosotr@s, empecemos entre tod@s a construir un mundo

“PARA VIVIR EN IGUALDAD”.